José Fernández y Teófilo Cubillas dan su aliento a la selección

Aliento de dos glorias del fútbol peruano y que jugaron el 31 de agosto de 1969 en La Bombonera, en aquel histórico empate 2-2 ante Argentina, que nos permitió clasificar al Mundial de México 1070, y dejar a los platenses fuera de una justa mundialista. Hablamos de José Fernández  y Teófilo Cubillas, quienes tienen la plena confianza que el actual elenco blanquirrojo, está en capacidad de poder sacar un buen resultado el próximo 5 de octubre, buscando volver a un Mundial, después de 36 años.

Ambos jugadores estuvieron observando el clásico partido de “Rojos” y “Blancos” de La Peña de los Jueves, y posaron junto al fundador Jorge Arriola Muller, con la camiseta original de aquel histórica tarde en el recinto de Boca Juniors, la cual estamparon su rúbrica, y que pasa para la colección impresionante de camisetas de Jorge Arriola.

José Fernández, crack de Universitario y Defensor Lima, y que fue titular en la selección en la Eliminatoria del 69, precisamente en aquel cotejo ante Argentina, señaló que si bien jugar en La Bombonera, resulta una presión muy especial de la hinchada rival, en el campo de juego se decide  el resultado, teniendo claro está un buen arbitraje, el cual sea imparcial.

Por su parte el “Nene” Teófilo Cubillas, hizo incapie que la selección llega en buen momento anímico y deberá sustentar ese nivel ante los argentinos, que se juegan su clasificación al Mundial, y va a salir con todo. Será un partido difícil, pero no imposible de sacar un resultado que favorezcan a nuestras aspiraciones de poder volver a un Mundial de forma directa, o intentarlo en el Repechaje.

Ambos jugadores, como otros como Oswaldo “Cachito” Ramírez, Orlando de la Torre, quienes jugaron ese partido, además del gran Julio Meléndez, que no jugó pero fue ídolo del Boca Juniors, están en una lista para acompañar a la selección a Buenos Aires, como una forma de motivar  a los jugadores, pues ellos si saborearon el lograr la clasificación en el recinto de La Bombonera, y sería un factor anímico para el plantel que conduce Ricardo Gareca.